miércoles, 19 de julio de 2017

Huevos de los Moral..., secretos de familia...

Cari fratelli...,

Vamos a dejar volar un poco la imaginación…, en bajito…;  el cerebro tiene partes específicas para esto…. es más fácil de lo que parece… Después os explico.

Nos ponemos en modo relax .... imaginaos una tarde de trabajo en el campo, los grillos cri-cri!….. cri-cri ! sin parar…,  toda la faena hecha, la espalda destrozada..., el botijo en la mano, la brisilla del atardecer calmando la piel abrasada.... Eso es Castilla!

Y alguien arrimado a un fuego de leña de sarmienta o una cocina de hierro de las de antes....,  fogones como Dios manda..., saca sartén de hierro de las que tardan en calentar y pregunta....  ¿quien quiere un par de huevos o una loncha de magro vuelta y vuelta…?...






La reacción es tan inmediata como la que habéis experimentado en este momento.... Al aire libre eso  entra hasta de postre .... igual que un plato de natillas después de un cocido, o el tercer chupito de licor-café  después del segundo… ; hay cosas para las que el cuerpo está siempre preparado.

Esos huevos camperos están presentes en mi memoria ya que  más o menos así me fueron contados por mi padre..., historias de campo, de su juventud…,  recuerdos al fin y al cabo…  que son difíciles de quitar de ese centímetro cuadrado del cerebro encargado de recordar estas cosas. (ojalá nunca se quede sin riego vascular esa zona.... ya me cuidaré dentro de poco con una pastillita…, que uno ya va teniendo una edad..).

Bueno … queréis la receta…,  no??




Sartén al fuego..., un buen chorro de aceite de oliva virgen extra..., echamos los huevos todos juntitos




El fuego siempre vivo...,  como si los fuésemos a freír sacándoles puntillita….




sal...




ajo y perejil granulado …, si os gusta el perejil no os cortéis !!

De entrada se trata de freírlos todos a la vez en aceite bien caliente 2 o 3 minutos …  y que solo se vayan friendo por abajo….  La yema ni tocarla! …

¿ y dónde está el truco …? 

Pues cuando veáis que la clara está empezando a cuajar y tostarse un poco por abajo… agregáis medio vaso de agua fría poco a poco…,  así se corta por completo la fritura y se sustituye  por un proceso de cocción….



Insisto…, el agua poco a poco…, no cubráis completamente la yema… eso es pecado mortal!!




A partir de ese momento y sin bajar de intensidad el fuego veremos ya el …chop, chop, chop.... (yo trabajo en el CHOP mira que coincidencia. no?…)...


Empezamos a mover la sartén como si estuviéramos haciendo un bacalao al pil-pil…  y con la propia espumadera vamos separando los huevos en las porciones de uno o dos para cada comensal.. sin dejar en ningún momento de mover la sartén..




Tenéis que oler lo que sale de esa sartén frates... y la espuma que se forma…. auténtica " fumata bianca"....

Los huevos se dejan hasta que la clara está correctamente hecha, sin partes transparentes gelatinosas.

…. E voilá !



Y lo mejor de todo…??…  que la yema se mantiene perfecta y podréis mojar en ella todo lo que queráis…. ,  como triunfaréis va a ser dejando la yema a punto de "moje". 



Lo normal será empezar a escuchar…. Mmmmmm..., mmmm, mmm...!!

Una delicia! ...Y se hacen en cinco minutos, de verdad.

Una forma alternativa al huevo frito tradicional…., no va a ser un plato de fiesta, pero… cualquier día puedes celebrar tu "no cumpleaños"... ¿o no?

Y si la sartén tiene solera …., podéis presentarla  encima de la mesa.., pero bueno si los dejáis un rato en la sartén se seguirán cociendo y acabará cuajando la yema.... eso para gustos y etiquetas...

Me decía mi padre de pequeño que estos eran los "Huevos a lo Moral"…,  él seguro que no los había inventado, pero yo me lo creí toda la vida…. Y desde luego todavía hoy en mi cocina estos siguen siendo  "los huevos de los Moral"… que a partir de ahora os comparto...

Cada uno defiende lo suyo..., no?

Un abracito apretadoooo… y feliz semana…

Ciaooo…


No hay comentarios:

Publicar un comentario