miércoles, 12 de julio de 2017

Empanada de carne …, clásico donde los haya… ( pero de fondo de armario)

Cari fratelli…, 


Verano…, calorcito, terrazas… picoteo… y la sempiterna empanada gallega que en cada sitio que la comemos nos despierta un sabor diferente pero siempre gusta y sorprende…  
Aquí influye cada uno de los ingredientes…, desde el tipo de harina la cantidad de aceite para la masa, el tipo y cantidad de fermento…y por supuesto el contenido…cualquier relleno es posible aunque los clásicos son los clásicos..

Vamos con una jugosa empanada de carne … a ver si os tiento y os lanzáis de primeras a hacerla y sorprender a todos… es facil, no os asustéis...






Nos ponemos a ello…?

NECESITAMOS:

- 250 gr de harina de trigo…, no tiene porque ser de fuerza
- 125- 150 ml de agua templada
- 1 cucharadita de café de levadura de hacer pan … en polvo.
- 1 cucharadita de café de sal
- 1 huevo
- 1 dl de aceite de oliva virgen extra

Primeramente diluimos la levadura en polvo en el agua templada.. ( dependiendo del tipo de harina es mejor reservar un poco de agua del total de la receta ara ir agregando a medida que se vaya necesitando según la absorba la harina..)



Agregamos el aceite, el huevo y la sal sobre la harina en el cuenco de mezclar...



…y finalmente el agua con la levadura diluida…., mezclamos con una cuchara de palo y cuando ya se empieza a integrar la mezcla la pasamos a una superficie para trabajar la masa...




Aquí no hay un amasado estándar …, ni francés ni Bertinet ni nada por el estilo… es meter la muñeca.., aplastar, recoger volver a aplastar desplazando hacia delante la masa…, volver a hacer bola.., volver a estirar recogiendo toda la harina que tenemos esparcida.…




hasta que de repente ya tenemos nuestra bola de masa que no se pega ni a las manos ni a la mesa de trabajo… y que con unos minutos más de amasado ya se queda elástica y blanda…

La dejaremos tapada descansando 1/2 hora o 1 hora y seguro que crecerá un poco…




Vamos preparando el papel de horno untando unas gotas de aceite de oliva con los dedos para que no se pegue nada



Después del descanso de la masa habrá crecido un poco …, como no es para hacer pan le bajamos un poco el volumen envolviéndola  mediante pliegues concéntricos y la partimos en dos… un trozo para cada tapa de la empanada...




Con la ayuda de un rodillo estiramos bien la masa hasta que quede fina de no más de 2-3 mm y le adaptamos la forma al recipiente donde vaya a ser horneada…, en este caso era un recipiente redondo de silicona de tartas o quichés..



La adaptamos al recipiente y agregamos el relleno que en este caso era proveniente de un guiso de rabo de vaca que fuimos deshuesando y aprovechando la carne y la cebollita y el pimiento que formaban parte de la salsa…. Aquí no se tira nada..!!




Repetimos la maniobra para crear la tapa de la empanada y la adaptaos de nuevo al diámetro del recipiente…, lo que nos sobre de masa lo recortamos con tijera y listo...




Esto todo es muy facilito y no tiene ningún misterio…, solo hay que ser un poco cuidadosos..



Los bordes han de replegarse para cerrar las dos tapas en todas la circunferencia… Aquí fue un poco "a nuestra bola" porque no era para concurso…, pero solo consiste en realizar un movimiento repetitivo que cree una filigrana bonita en todos los 360º del borde … cada uno su estilo..

Le damos un corte en el medio para que "respire" en la cocción y le untamos por encima con yema de huevo batido...


HORNEADO:

Precalentamos el horno a 200ºC durante unos minutos y metemos la empanada a media altura con fuego arriba y abajo 5 minutos a esa temperatura…, si es posible en el fondo del horno ponemos una bandejita con agua para que se cree una atmósfera "spa" de vapor de agua que le vendrá de perlas para crear una corteza crujiente como hacemos con el pan...

Luego bajamos a 180ºC y dejamos hornear por espacio de 25-30 minutos… Se trata de pinchar con un tenedor o la punta de un cuchillo y comprobar que la tapa de la empanada está cocida y crujiente…, apagamos el fuego, entreabrimos la puerta del horno … y dejamos unos minutos para que se atempere …. y ya retiramos del horno...




… hay algo más vistoso y excitante que una empanada bien rústica hecha por ti mismo…?




… y eso que se experimenta al cortarla.., que babeas saliva por las comisuras de la boca…?






…y sabes que vas a triunfar…?… sin remedio…?…. que recoges tosas las miguitas y las masticas de prueba para ver si crujen en la boca como esperabas …?



Este ese el resultado…. no es una ecuación imposible…, si lo hice yo podrás hacerlo tú también…, esto es cocina clásica.., nada de agar-agar ni  esferificaciones… Esto sale fijo!!

Pues nada frates…, ese abrazo apretado que no falte… y nos vemos la semana que viene… a ver si con la ensalada prometida…, que el verano no se que tiene pero pide cosas sencillas de comer…

Ciaooo..

No hay comentarios:

Publicar un comentario